Faringitis

Las bacterias que provocan la faringitis estreptocócica se encuentran en las secreciones nasales y faríngeas de las personas infectadas, de modo que actividades normales como estornudar, toser o estrechar la mano a una persona infectada pueden ser posibles vías de contagio.

.
La faringitis es la inflamación de la mucosa de la faringe y provoca, generalmente, dolor de garganta, irritación y fiebre, además de hinchazón de las amígdalas, las populares anginas, ya que la infección de la faringe en los niños suele conllevar a padecer amigdalitis. La faringitis en la garganta de los niños puede estar causada por una variedad de microorganismos.


Cualquier persona puede contraer una faringitis estreptocócica, pero es más frecuente en los niños en edad escolar y en los adolescentes. Se da más a menudo durante el curso escolar, cuando grupos amplios de niños y adolescentes comparten espacios reducidos.

Si su hijo tiene faringitis estreptocócica, empezará a desarrollar otros síntomas, aparte del dolor de garganta, durante aproximadamente 3 días. Estos síntomas pueden incluir:

  • Placas rojas y blancas en la garganta.
  • Dificultad para tragar.
  • Ganglios linfáticos del cuello inflamados, sensibles o dolorosos al tacto.
  • Amígdalas rojas e inflamadas.
  • Dolor de cabeza.
  • Dolor en las lumbares (parte inferior de la espalda).
  • Fiebre.
  • Malestar general, inquietud o sensación de tener “mal cuerpo”.
  • Pérdida del apetito y náuseas.
  • Erupciones cutáneas.

¿Cuándo debe venir a consulta?
Si se desarrolla un dolor de garganta persistente que no se resuelve en unos cuantos días o si se tiene fiebre elevada, ganglios linfáticos inflamados en el cuello o erupción.
Si el niño no puede abrir la boca o no puede tragar, si está decaído o pasivo, tiene la boca y la piel seca y con manchas, o fiebre constante a pesar de los medicamentos.

Pida una cita al teléfono
(722) 242.58.61 (722) 402.60.10